Miguel es un jubilado que decidió que quería disfrutar su bien ganado tiempo libre. ¿Jugando a petanca en el parque? ¿Visitando el solar en obras de su barrio? ¿Echando unos dominós en el bar? No, él se compró un barco. En concreto un Dufour 310: un precioso velero de poco más de 9 metros, con líneas elegantes, interiores modernos y fácil de manejar incluso en solitario.

Y en eso está, exprimiéndolo al máximo; disfrutando en los días de sol, peleando contra los elementos cuando se levanta el viento y el mar se pica. ¿Se te ocurre una manera mejor de pasar el tiempo? Pero a cualquier placer le podemos encontrar un pero. En este caso era el simple gozo de poder enchufar una cafetera para deleitarse con un buen café.

¿Qué hacer? ¡Nada más fácil! La electrónica, como casi siempre, vienen en nuestra ayuda. Como tantos y tantos barcos, el Dufour 310 usa unas baterías para suministrar electricidad a bordo: 12 voltios de corriente continua. Simplemente hay que instalar un inversor.

Los inversores son dispositivos electrónicos que transforman una corriente continua en corriente alterna, del voltaje y frecuencia deseados. Cualquier instalación de paneles solares fotovoltaicos, por ejemplo, llevará uno instalado, para convertir la corriente continua generada por los paneles solares en corriente alterna que ya puede ser volcada a la red eléctrica general. (El dispositivo contrario sería el rectificador, que transforma la corriente alterna en continua. Además también existen equipos combinados inversor/cargador de baterías.)

Existen muchas marcas y modelos de inversores. Para el Dufour, en Medenisa optamos por un Mastervolt 12-220 de 2000 W de potencia. Con él conseguimos pasar de la corriente continua (12 V) de las baterías a los 220 V* de corriente alterna que tenemos en casa. Este modelo permite un consumo continuo de 1800 W (más que suficiente para usar un microondas, por ejemplo; o un calefactor portátil, o una lavadora), ocupando el mismo espacio que un par de cajas de zapatos.

Inversor Mastervolt 12/2000; imagen de catálogo de Mastervolt

Inversor Mastervolt 12/2000; imagen de catálogo de Mastervolt

La instalación es de lo más sencilla. Cuando compramos un barco, este suele venir del astillero con enchufes instalados pero “negados”: están conectados a un cuadro vacío, que está allí para el caso de que algún día se quiera conectar equipos con corriente alterna. A ese cuadro es donde se conecta el inversor, de manera que los enchufes quedan habilitados. A esos enchufes puedes conectar entonces tu aparato favorito (para Miguel, su cafetera). Una vez conectado el inversor al cuadro de CA, no hay más que conectarlo también a las baterías, integrando un fusible de protección en dicha conexión.

nstrucciones de instalación en el Manual del Propietario del Mastervolt 12/2000; el cable "AC Load" es el que se lleva al cuadro originalmente vacío de CA

Instrucciones de instalación en el Manual del Propietario del Mastervolt 12/2000; el cable “AC Load” es el que se lleva al cuadro originalmente vacío de CA

El inversor puede funcionar 10 o 15 minutos solo a través de las baterías (con eso te bastará para hacer un par de cafés). Pero para poder estar más tiempo con los aparatos enchufados tienes que arrancar el motor, para que su alternador vaya cargando las baterías – ya que estas se van descargando mientras hacen trabajar al inversor.

Junto con el inversor, los técnicos de Medenisa suministraron e instalaron también sendos equipos Raymarine: una radio VHF Ray260E (con llamada digital selectiva – DSC), con una segunda estación (repetidor) en la bañera (y con su antena, lógicamente); más una antena Radome Digital de 18” y 4kW, con un alcance de 48 millas. Este radar tiene función de doble alcance (visualización en pantalla simultánea e independiente de dos alcances). El interface del radar se integró complementando al equipo GPS/Plotter existente a bordo, para poder usar la misma pantalla para las tres aplicaciones.

El proyecto fue rápido y sencillo; esperamos celebrar que llegó a buen puerto tomando un buen café con Miguel en la bañera de su barco, el próximo fin de semana.
* En realidad el suministro de la red es a 230 V, pero antiguamente era a 220 V, y por costumbre seguimos hablando de 220.